Spirits11/11/2015

Vermut y más pasiones argentinas

Se trata de recuperar algunas tradiciones que hacen al ser argentino. Algunas pasiones bien propias, como el boxeo, el Turismo Carretera, el billar, la carnicería. Estos son los tópicos que este año recupera Cinzano a la hora de pensar el vermut.

“La historia une siempre, como el vermut, que fue, es y será la invitación a hacer todas esas cosas, esos rituales, tradiciones y costumbres que a los argentinos nos hacen bien. Nuestras raíces, el momento con los amigos en el bar, el compartir la mesa antes del asado, mientras se sala la carne, mirando una carrera de automovilismo, compartiendo una pelea de box o bien la previa entre el tiro y tiro del rival sobre la mesa de billar esperando para que sea nuestro turno”, dice Martín Auzmendi, embajador de aperitivos de Grupo Campari.

Así, la centenaria Cinzano, marca nacida en Italia pero que tiene una raigambre bien argentina (es en nuestro país donde se da su consumo per cápita más alto del mundo), está recuperando algunas tradiciones locales de la mano de los que más saben.

“En Amics queremos que la gente aprenda, conozca cómo se trabaja la carne, qué secretos tiene”, dice Mariano Cafarelli, uno de los dueños de la carnicería de Palermo que está, literalmente, en boca de todos. En Amics uno se puede encontrar al cocinero de un restaurante seleccionado entre los 50 mejores de latinoamericana, al joven que tiene una parrillita en la terraza y le gusta recibir a amigos y a la señora que sabe exactamente cómo le gusta el vacío o el asado.

“Acá no se rescata nada, acá se vive” dice Fabian Olivetti recién llegado al subsuelo de los 36 billares. El bar, que tiene más de un siglo de historia, sigue tan vigente como siempre, reuniendo distintas generaciones alrededor de las mesas. El billar es el deporte del bar, los amigos, el vermut con soda, la reunión.

Así, siguen dos deportes: el boxeo y el TC, ambos con una historia enorme y rica en el país, que hoy vuelven de la mano de jóvenes que ven en ellos las marcas de mil batallas. Matías Rossi se inspiró en otros corredores, próceres de los circuitos que hoy lo señalan como presente y futuro de la categoría.

Cinzano se pregunta: "¿Cuáles son las cosas que siempre recordamos? Más que hechos son momentos, más que momentos es lo que sentimos, esa tarde con amigos en el bar, en ese asado en la previa de la carrera de TC, esa sobremesa mirando a Loche, a Monzón o a Maidana, el día que le ganaste una partida de billar al que siempre te había ganado".

Algo está claro: el vermut es una pasión, pero que no existe por sí sola. Es símbolo de una camadería, de un encuentro. Es parte de un orgullo nacional, el mismo que nos da nuestra carne, nuestro deporte, nuestra amistad.

Glam Out

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario