Argentina
México
España

 

Restós14/04/2016

Lo nuevo de nuestra filipina favorita

Suane Asian Cantina es, a pocos meses de su apertura, uno de los mejores restaurantes de Buenos Aires. Especializado en la cocina del sudeste asiático, especialmente de Filipinas, logra recrear sabores únicos, con una calidad maravillosa.

Seguramente ya la conocés, al menos de nombre, a Christina Sunae. Por su libro (Sabores del sudeste asiático) o por haber dirigido uno de los mejores restaurantes a puertas cerradas de la ciudad. Pero lejos de quedarse dormida en los laureles, Sunae apuesta siempre a más. Y hace unos meses mudó su cocina a un restaurante hecho y derecho, abierto a todo público, con una carta que ofrece platos únicos y maravillosos.

Tal vez lo mejor de Sunae sea la elección de platos que hace. Lejos de quedarse en el lugar más común de los best sellers asiáticos (léase, los nem de papel de arroz, los curries, los pad thai y tantos etcéteras repetidos en todo restaurante de este tipo en el mundo), Sunae patea el tablero gastronómico y ofrece sabores de su infancia, aprendidos en familia, y sumando su propia sutileza y mirada.

No sólo eso: el menú cambia todo el tiempo, suma platos, suma ideas. Cada día, por ejemplo, hay una opción fuera de carta, abundan también las sopas para la enorme comunidad oriental que va al lugar (coreanos, japoneses). Ahora, nos cuenta, está rearmando su carta de vinos, con la ayuda de la sommelier (inglesa, pero bien radicada en Argentina) Sorrel Moseley-Williams, y planea también tener cócteles de aromas asiáticos... Sunae no se queda quieta. Y es una felicidad que así sea.

Hoy, su más flamante carta incluye platos chicos como el delicioso Talong (puré de berenjena orgánica asada, leche de coco, chile, cebolla morada, jengibre y tomates orgánicos con chips de batata y plátano), también un Escabeche (nada que ver a lo que entendemos acá por escabeche) de pescado con salsa de cúrcuma agridulce, jengibre y morrones. O el Lumpia, plato que consiste en dos arrolladitos fritos con verduras, salsa agridulce picante y suka.

Entre los principales, sí o sí debés ir por el Sizzling Sisig, que sale en una sartén de hierro que lleva panceta, oreja y morro de cerdo con huevo, pickles y chicharrón, todo con arroz al ajo (no te asustes por los cortes de carne mencionados, no se ve nada de eso, es todo carne deshilachada y deliciosa). Es una maravilla. O el Rendang, unas costillas con especias braseadas en leche de coco, lemongrass y chiles. O el Sotanghon Pancit, con fideos de porotos con langostinos, panceta, apio chino, hongo negro y jengibre, todo guisado en cazuela de barro. Hay más, estos son sólo ejemplos. Muy buenos ejemplos.

Los postres se alejan de Oriente, como suele pasar en los restaurantes de este tipo, para ganar adeptos occidentales, con, entre otros, el ChocOrange, que trae una ganache de chocolate con infusión de té thai, gajos de naranja, galletita de jengibre y helado de té verde.

El valor ronda los $400/$500 por persona. Y te lo decimos por última vez: es una fiesta, un banquete. Un viaje al Oriente, llevados de la mano de nuestra filipina favorita.

Más info:
Abierto de martes a sábado desde las 20.
Humboldt 1626, Palermo.
Menú y reservas: www.sunaeasiancantina.com
Tel. 4776-8122 - email: info@sunaeasiancantina.com

Rodolfo Reich

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !