Argentina
México
España

 


Restós20/07/2015

Harturo, como en Paris

Emplazado en el Pasaje del Correo, en el mismo local donde supo brillar Sirop, llega Harturo. Con aires de bistrot parisino, a base de platos simples y una excelente carta de bebidas, ofrece rica comida a precios amables, en uno de los lugares más lindos de la ciudad.

Conserva el mismo encanto de siempre, así como la esencia de la gastronomía que supo enamorar en Sirop y Sirop & Folie: comfort food a buenos precios, en el pasaje más parisino de la ciudad. Una ecuación clave que Agustina Numer, la nueva propietaria, tuvo en claro que debía preservar al comprarle el restaurante a su madre, la chef Liliana Numer, que ya no es parte del proyecto. En su lugar desembarcó el chef Gabriel González, que viene de cocinar en el Faena y en el genial hotel de lujo Los Cauquenes, de Ushuaia, que supo interpretar perfectamente el pedido de sus nuevos dueños, entre quienes están, además de Agustina, Rodrigo Sens y Mauro Greco Rossi, expertos en decoración y creadores de la tienda homónima. Así las cosas, y cambio de look mediante, acaban de relanzar el espacio que incluye también al local vecino donde supo funcionar Folie, reconvertido en un salón privado para eventos.

Los platos

Definida por Agustina como cocina porteña moderna, recopila platos de apariencia simple, pero en los que se encuentra mucho savoir faire en su elaboración y en la calidad de sus insumos, resultando en una propuesta que invita a comer rico, con algo de sofisticación pero sin muchas vueltas. Es así como en las entradas desfilan desde un Matambrito de Cerdo, con chutney de manzanas y peras, sobre reducción de aceto y mostaza de dijón ($90), hasta un Foi grillado sobre queso de cabra y cebollas caramelizadas ($110), pasando por unos exquisitos y crocantes Langostinos apanados en panko y coco tostados, sobre vinagreta de sésamo, soja y maracuyás ($100). En los principales se destacan desde unos Ravioles con papa, puerro y panceta ($175) hasta un Bife de chorizo a las tres pimientas con salsa de Pinot Noir, gratín de batatas y queso ($220), pasando por una original Costilla de cerdo a la milanesa empanada con pan, queso y salvia, con remolachas asadas ($190). A la hora de los postres, elegimos la Isla flotante con salsa inglesa ($80), que sale servida al estilo tradicional europeo y no en su formato tipo budín de pan desmoldado. También nos gustó la Base húmeda de chocolate con ganache de chocolate, tofee y sal maldón ($95), así como el Semifredo de nueces y café, mouse de leche condensada, praliné y cacao amargo ($85).

Asimismo, todas las noches hay sugerencias de platos nuevos en pizarras, disponibles por única vez, y los fines de semana sirven uno de los mejores brunchs de la ciudad, incluyendo huevos Benedict, gravlax, terrinas, fiambres y quesos ($490 para dos personas), los sábados y domingos de 11 a 16hs.

Cócteles y vinos, curados por expertos

Por el lado de las bebidas, la propuesta es igual de interesante, tanto en vinos como en tragos, e invita tanto a descubrir como a disfrutar. Los cócteles reúnen una cuidada propuesta pensada por Martin Auzmendi, un reconocido periodista especializado en spirits y ex – bartender, que armó la carta de tragos pensando en lo que le gustaría tomar a él en un lugar así, y con ésta comida. El resultado es otro hit del lugar, e invita a ir descubriendo las distintas preparaciones en sucesivas visitas, todas mayormente de perfil aperitivo. Probamos el Spritz Exótico (Bitters intensos y livianos. Torrontés. Soda. Piel de Limón. $75), el Bee Nees de Lavanda (Gin. Miel. Jugo de limón. Bitter de Lavanda. $75) y un simple pero efectivo Daiquiri de Maracuyá y Romero (Ron. Pulpa de Maracuyá. Romero Fresco. $85).

De los vinos se ocupó la premiada sommelier Agustina de Alba (Mejor sommelier de la Argentina 2008 y 2012), que armó una inteligente propuesta de vinos, tanto por botella como por copa, que reúne rarezas para descubrir así como algunos clásicos que valen la pena volver a probar, en una carta corta y amigable, que no abruma al iniciado ni aburre al entendido. Por ejemplo, ofrece etiquetas poco conocidas como El Aprendiz Cabernet Franc, Miras Joven Chardonnay, o el Son Vida Cabernet Sauvignon, así como logradas etiquetas de bodegas más grandes como el Quorum III de Norton, el Lagarde Primeras Viñas Cabernet Sauvignon o el Doña Paula Estate Riesling. También repasa algunas de las etiquetas más rupturistas de los últimos años, tanto de los hermanos Michelini (Ineditos Hulk Semillon, Eggo Blanc de Cal Sauvignon Blanc, Agua de Roca y el Otra Piel), como las de Alejandro Sejanovich y Jeff Mausbach (Tinto Negro Finca La Escuela, los exquisitos Zaha y el Anko Torrontés). También hay buenas opciones de vinos por copa, que van variando semanalmente, todas entre $50 y $60.

Una buena opción es ir a conocerlo un mediodía de la semana, de martes a viernes, donde ofrecen un menú que incluye un principal, una bebida y un café por $160.

Harturo

Vicente Lopez 1661 , Puerta 12 . Recoleta.

Reservas al 4813-5900 / 4816-6546

De Martes a Viernes de 12 a 16. Sábado y Domingo de 11 a 16. Noche de Martes a Sábado desde las 20 hs. Brunch los fines de semanas de 11 a 16 hs

Javier Menajovsky

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !