Argentina
México
España

 


Bares & Barras05/01/2009

Acabar: viaje al origen de Palermo

Antes del universo no había nada. Pero antes del Palermo actual estaba Acabar. Hablamos de hace ya más de diez años. Pionero y aún punto de convocatoria de la noche, un clásico con historia. Como todo clásico.

Hubo un momento en que en Palermo no había nada. En realidad, había mucho, pero nada de lo que hoy existe. Era un barrio con talleres mecánicos, fábricas, cafés, clubes, plazas con niños jugando al sol, veredas baldeadas por las mañanas, mercados y bodegones. No vamos a contar la historia de la transformación del barrio, pero sí podemos asomarnos a un lugar que ha sido testigo, actor principal del cambio, y que aún agita las noches del barrio: Acabar.

Es probable que todos los que anden por el barrio hayan ido alguna vez a este lugar. Por ejemplo, yo, que en los últimos diez años había ido algunas veces, generalmente tarde, y seguramente muy cansado, prestando más atención a la temperatura de la cerveza que a los detalles del lugar. Por eso, esta última visita que hice fue como una nueva primera vez. Encontré una constelación de objetos, colores, luces, sabores y hasta el origen de ese inmenso local que hoy se llena cada noche. Empezando por el final, es decir, el principio, siempre me preguntaba qué había sido ese inmenso espacio, de varios ambientes extensos, con enormes ventanas y un fondo interminable. La respuesta era simple, y lógica: una fábrica.

Pero el verdadero descubrimiento fue qué se fabricaba. ¡La muñeca Sara Kay! Esa muñeca pequeña, vestida con sobreritos de flores, el pelo atado y cara entre tierna y sorprendida. El lugar en su decoración guarda algo de ese estilo entre rococó, florido y naif en que vivía la muñeca. Conviven paredes llenas de rosas con manteles de leopardo, mesas de madera que podrían ser de la casa de alguna bisabuela con paredes de chapa de colores, arañas centenarias con lámparas pop, carteles de neón con acuarelas, maniquíes de colores con una bañera celeste. ¿Pero qué pasa en Acabar? ¿Qué hace que se llene cada noche? Difícil dar una sola respuesta, pero en el mismo enorme lugar hay parejas mirándose a los ojos, grupos animados de amigos, amigas charlando de cosas de amigas, familias enteras y extranjeros sonrientes.

Más de 300 personas entran en el lugar, y la concurrencia puede llegar a triplicarse un viernes o sábado por la noche. La propuesta es simple: mix de bar y restaurante, un menú con algunos clásicos de la cocina porteña, más algunos otros trajinados a lo largo de la historia del lugar. Si hay que elegir cinco clásicos, Benito, camarero con trayectoria en el lugar, recomienda el pollo a la India ($27), las pechuguitas con crema de Dijon, batatas fritas y puré de manzana ($29), el matambre a la albahaca ($29), las costillitas a la riojana ($28) y, como número uno, los bifecitos a la húngara con papas a la crema. También hay matambre tiernizado con salsa criolla y papas fritas ($24), sorrentinos de ricota y nuez ($15) o un gran Revuelto Gramajo ($16). Copas heladas, picadas, porciones para la entrada o acompañar las bebidas (bastones de mozzarella, papas rejilla), y entre los postres no faltan ni los panqueques de dulce de leche ($9), el flan ($6) o la mousse de chocolate ($8,30).

La cocina está abierta de lunes a miércoles hasta la 1:30, jueves hasta las 2:30 y viernes y sábados hasta las 4hs. En general todos los platos son abundantes, y el compartir es parte del espíritu del lugar, con mesas amplias en que circulan los platos, las jarras de clericó o sangría, las cervezas, los tragos y el otro distintivo de Acabar, los juegos de mesa. En un rincón, disponibles y apilados, Teg, Pictionary, Carrera de Mente, Rapigrama, Jenga gigante, Crucigrama (Scrabble), Trivial Pursuit, Memotest, Monopoly, Ajedrez, Damas y dominó.
Juegos, comida, bebidas frías, amigos, refugio, diversión. Todos encuentran algo en Acabar.


Honduras 5733
Tel.: 4772-0845 / 4776-3634
Abierto de lunes a viernes al mediodía, de domingos a jueves hasta las 2 y viernes y sábados hasta las 5.
Salón fumador y mesas en la vereda

Martín Auzmendi

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario

TOP DE NOTAS !