Argentina
México
España

 


Bares & Barras20/05/2010

Prado y Neptuno, un cuban bar boutique

Hace unos tres meses abrió este pequeño lugar en una esquina recoleta: un espacio que apuesta a exhibir su espíritu cubano a base de los mejores productos de la isla. Cigarros, rones y relojes, en un secreto para conocer y hacerse habitué.

Según nos cuentan, el cruce de las calles Prado y Neptuno marcó una de las facetas de la Cuba de los años 50’s. Un punto neurálgico, donde el placer y el lujo se mezclaban con los más grandes escritores, políticos y científicos de la época. De allí viene el nombre de este nuevo espacio, un pequeño reducto que en su arquitectura une lo mejor de la cultura cubana. Por un lado, se trata de una boutique: allí, en un cuarto humidor, se ofrece una muy inteligente selección de cigarros (hay obviamente habanos, nombre que remite a su origen cubano, pero también encontramos puros de otras regiones de Latinoamérica). Otro de los atractivos son los relojes Cuervo y Sobrinos, marca de alta gama nacida en la Habana en 1882, que con este local planea aumentar su visibilidad en Buenos Aires. Y, cómo no, encontramos los rones, en especial los Havana Club, junto a otros de más países productores (Venezuela, Jamaica y etcéteras). Es más: desde aquí aseguran contar con el más amplio porfolio de rones del país, algo que deberán discutir seriamente con bares como El Carnal y Portezuelo.

Pero Prado y Neptuno es más que una boutique; es también un bar. Un espacio donde los fumadores pueden acercarse, prender sus puros, elegir algo para comer, beber un buen trago, y lo más importante, contar con buen asesoramiento, eso en lo que tantos otros lugares fallan. Es decir: alguien que, si te interesa, viene y te recomienda qué fumar al precio que dispongas, qué beber con lo que fumás, y con qué comida acompañarlo. Casi una clase de maridajes en un espacio más placentero. Para esto, este lugar cuenta con profesionales acordes. Una de las dueñas es Ana Alsogaray, una eminencia (tanto ella como su madre, Blanca) en el mundo del tabaco. Y luego, en el servicio, lo encontramos al sommelier Pablo Colina, tras la barra al bartender Walter Mendoza, y en la cocina a la chef Camila Sorzano.

Así, podés acercarte a Prado y Neptuno y elegir desde un café con leche y medialunas para el desayuno ($14), almorzar los sándwiches caseros y ensaladas (todos, $30, con ejemplos como el Sándwich Cubano (jamón de cerdo, jamón cocido, queso fundido y pepinillos), el Sándwich Argentino (colita de cuadril horneada acompañada de rúcula, morrones asados, queso fundido aderezado con chimichurri ahumado) o una típica Ensalada César, además de postres como el brownie con dulce de leche ($10). De todas maneras, el espacio cobra una vida especial con el atardecer, cuando surgen las picadas (de quesos $30, de quesos y fiambres $40), momento ideal para prender tu cigarro y beber tu cocktail. Hay muy buenos cigarros mexicanos (una relevación, según nos contó Ana) desde los $13, y joyas como el Montecristo Open Eagle ($113), de la nueva línea de Montecristo. Para comenzar a fumar, nos recomiendan un Rafael González Panetelas Extras, que a $22 se lleva excelente con un mojito. O un Te amo robusto, que es un cigarro armado en México con hojas de tabaco cubanas, también a $22 y que marida con tequilas añejos. Más allá de las sugerencias, se puede optar por muchísimos spirits (como el inhallable Beefeater 24-$50-, el Havana Barrel Proof -$75-, el ron Diplomático Reserva -$60-, el Santa Teresa añejo -$30- o el súper premium Zacapa Centenario XO -$160-), además de vodkas, tequilas, whiskies y maltas, licores, champagnes franceses y espumantes nacionales, y una acotada pero muy bien pensada carta de vinos a precios fantásticos (Clos de los Siete 2008 a $70, Tapiz Malbec 2009 a $40…). Entre los tragos (entre $20 y $35) están los clásicos y otros más modernos. En este invierno, con nuestro puro, nos animamos alGodfather (scotch y amaretto), el Prado (Havana Club 7 años, Calvados, jugo de lima, gotas de Pernod), si bien hay opciones más livianas y frescas, como el Guajiro, con Absolut Citron, Martini Bianco, limón, miel y menta fresca.

En una esquina de Recoleta, un pequeño local casi escondido, con dos pisos, unas pocas mesas y una gran selección de productos, se quiere convertir en uno de los lugares mejor cotizados de la ciudad. Para ir y conocer.

Prado y Neptuno
Ayacucho 2134
Tel: 4802-9872 / 4803-4501
info@pradoyneptuno.com
Abierto de lunes a sábados de 9 a 24

Rodolfo Reich

¿Te gustó? Compartilo o dejá tu comentario